Propósito para el 2015: Retratos muchos retratos

Muy contento con todas la experiencias vividas en el 2014, con el apoyo de mi familia, de los seguidores; el encuentro con mucha inspiración que dan los viajes, los libros y los nuevos amigos. Aprendí bastante. Y conocí gente maravillosa con la que tuve el privilegio de compartir conocimientos.

En este 2015, la idea es mejorar, aprender de los errores, practicar y hacer más amigos. Se dibuja en el horizonte una línea muy interesante con proyectos fotográficos que me ilusionan. 

Uno de mis propósitos para este año, a parte de comer mejor y ver más fútbol, es avanzar en mi libro "Retratos que hablan", iré publicando avances para que vayan conociendo a los protagonistas.

Sin duda, incluiré anécdotas de las sesiones de fotos que he tenido con personajes que ya hacen parte de un pedazo de la historia de mi vida: como mi encuentro mágico con Fernando Botero en Londres, la contra reloj con Luis Alberto Moreno, los cinco minutos con Falcao, etc. 

Esta es la oportunidad que me da la Revista Bocas con cada invitación que me hace a tomar fotos a personajes que entrevistan.

Me preparo para mi séptima y feliz portada de la Revista Bocas!

Acá una de las fotos que le hice a Juan Pablo Montoya para el número de diciembre!

juan pablo montoya

 

Enmarcando a Andrés Villaveces

Sigo coleccionando retratos con algún sello artístico. Hace unos días tuve en mi estudio a un arquitecto, Andrés Villaveces quien regresó al país a hacer historia. Necesitaba unas fotos para uso personal y prensa. Fue una sesión divertida y única. 

(Como cosa poco rara en este país, publicaron en el periódico Portafolio, una foto mía sin crédito)

Pero aprovecho este espacio para contarles sobre el método que descubrí para darle un sello especial y único a mis retratos. La idea tomarle fotos a un personaje que esté enmarcado en alguna creación hecha por él mismo. En este caso, un arquitecto. Fue divertido verlo pensando en hacer un dibujo improvisado.

Estas fotos sí tienen el crédito.

La llamada.

¿Pablo usted me puede hacer unas fotos para un artículo que me van a publicar en Portafolio?

Le dije, traiga una cartulina negra y tiza. Andrés trajo algunos elementos. Se tomó su tiempo. Improvisó. Dibujó. Y en su misma creación lo enmarqué. 

Quedó al pelo el arquitecto.

 

andres villaveces
andres villaveces
andres villaveces


Bocas: Antanas Mockus

Cuando a uno le dicen que va a ir a tomarle fotos a alguien a quien usted admira profundamente, la vaina coge un color increíble. Eso me pasó con el profesor Antanas Mockus.

Llegué a su casa de día. Hice una inspección rápida de dónde haría las fotos. Decisión tomada: en la sala. Cerré todas las cortinas y oscurecí la sala. Puse uno de mis fondos colapsibles Botero tapando la biblioteca. ¿Por qué? Porque me aburrí de mostrar bibliotecas y gente al frente de ellas. Me parece que es un recurso bastante utilizado. Casi listo. Me faltaba una mesa, una silla, hacer unas tomas de prueba y ya.

Me fui para la cocina y vi la mesa perfecta para la pose. Estaba llena de cosas. Le dijimos a la empleada de la casa que nos la prestara. Refunfuñó un poco, pero accedió. Luego la silla y ahora si listos para las pruebas de luz.

Todo cuadrado para las fotos a Antanas Mockus. 

En mi cabeza ya había pasado en que Mockus era un personaje icónico. Como nuestro "Abraham Lincoln" haga de cuenta. Entonces sabía que iba a hacer planos cerrados de su cara. De frente y como foto del DAS: de perfil para ambos lados.

Con algo de dificultad, bajó por las escaleras el profesor Mockus. Lo saludé con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando lo tuve de frente, le confesé que para mí era un gran privilegio conocerlo y saber que le iba a tomar unas fotos, que era un gran honor. Caí en cuenta, escribiendo este texto, que siempre siento lo mismo por cada persona que se para al frente de mi lente: un gran honor de tomarles fotos.

Me pongo corbata, preguntó. Le ayudé a hacer el nudo.. Así que cualquier comentario, venga pa cá.

Y bueno, unas fotos que iban a ser como en 20 minutos se alargaron por casi dos horas. Se alargó porque hicimos muchas variaciones y nos movimos por toda su casa. Además, decidimos hacer la representación de la tirada de agua que fue tan controversial en su momento. Inolvidable el tema.

Lo mejor de la sesión, sin duda, fue que de estas fotos salió la portada de la edición No. 32 de la Revista Bocas.

Acá algunas de las fotos que le tomé al profesor Antanas Mockus.

antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
antanas mockus
IMG_7711.JPG

Bocas: Beatriz González

Tal vez esta es una de las fotos que me ha dejado más feliz como fotógrafo. Me dejó un buen sabor en la boca este retrato. Y que bien que haya sido publicada en el tercer aniversario de la Revista Bocas. Gran honor.

Cuando llegué al estudio de la maestra Beatriz González, ya había visto algunas de las fotos que le habían tomado antes. Sabía que cabría dentro de las posibilidades que fuera un gran reto fotográfico. Y lo fue. No creo que haya hecho más 10 clicks.

"No me haga reír que no me gusta como quedo en las fotos cuando me río", palabras más, palabras menos, fue el saludo de la maestra santandereana. 

Una caja de luz suave, una luz de relleno a la izquierda de la cámara. Una mesa "perfecta" para pose de manos. Un par de indicaciones sencillas y listos.

Maestra, le dije, por favor escoja sus pinceles favoritos y téngalos en su mano mientras le hago un par de fotos. Gire su cara un poco hacia su derecha y míreme. 

La idea de que su cabeza quedara dentro del caballete me pareció clave, para después en edición darle un look de pintura a toda la foto. Viendo la foto publicada, quedé convencido de que éste había sido un buen retrato. 

Y me alegró haber tenido la oportunidad de tomarle fotos a una, sino la más importante, de las artistas pop de Colombia.

 

Beatriz González_Pablo Salgado

Nico Letto

Hay personajes de todo tipo. Pero este tipo en realidad es uno especial. Lo conocí hace unos días. Y ese mismo día le conté que era fotógrafo. Me dijo que nunca le habían tomado fotos profesionales. Saqué la cámara, puse un par de luces, un fondo oscuro y le hice unos retratos. El gringo-italiano quedó contento con sus fotos. Y acá publico algunos de los retratos que le hice.

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto

Nico Letto