Fotografía experimental

Hay momentos cuando surgen ideas que se convierten en proyectos personales. Y son muy importantes porque nos permiten llevar nuestra pasión a terrenos inexplorados. Materializar esas ideas pueden terminar con resultados interesantes. Receta: Inventar. Ensayar. Ver. Corregir. Volver a empezar. 

Estuve hace unas semanas en Pradera, Valle. Mi querido amigo y colega, Santiago Núñez me invitó a conocer su pueblo y su familia. "¿Te gusta el sancocho?", me preguntó. Y después del suculento almuerzo nos fuimos a buscar los personajes del pueblo, que con otras fotos experimentales, formamos un proyecto de un día.

Los retratos y las fotos con la harina, las hicimos con una sola luz. Un Speedlight/Flash disparado usando los controles de la cámara D700.

Fue una tarde inolvidable en un lugar de gente querida. Seguro que se repetirá.

 

Serie 1. 

En esta primera tanda de fotos que verán, usamos una barra de ejercicio. Les pedí el favor de descolgarse y tratamos de dar la sensación de estar de pie. El efecto de la sangre y de los músculos soportando el peso del cuerpo, delatan de alguna manera, este experimento.

 

  

Serie 2.

Caras cercanas a una ventana y con el flash en potencia mínima, logramos darle "potencia" a la luz natural que alcanzaba a entrar pasadas las 6 de la tarde. El experimento consistía en apoyar la luz natural con un flash y generar ese claroscuro en las caras. Después jugamos con el efecto del pelo que nos daba un ventilador y expresiones en la cara.

Serie 3.

Las tres fotos de arriba, las hice a la Reina de Pradera, usando fondo negro (cartulina negra) y una sola luz. En la vertical izquierda, dejamos un flash detrás de ella y ensayamos el movimiento del pelo. El resultado nos muestra un movimiento iluminado bastante interesante, no?

 

Serie 4.

Para las fotos de la siguiente serie, "matamos" un poco la luz ambiente y pusimos el speedlight casi a dos pies de distancia de la cara de cada personaje. Acá lo que buscábamos era darle más dramatismo a las caras, usando la luz dirigida. Aunque las fotos las hicimos en pleno día, cerrar la apertura y dejar la velocidad al máximo 1/250 (nikon) nos permitió bajarle la intensidad a la luz natural para que entrara nuestra luz controlada.

 

Serie 5.

El día transcurre normal en Pradera. Movimientos y cosas cotidianas. Fotos recursivas. 

Serie 6. 

La harina. El poster de Héctor Lavoe. Fondo negro. Un flash. Modelo: Melisa. La idea orginal era que la luz sirviera de separación de la modelo y el fondo. Y con la harina, lo que buscábamos era agrandar, de alguna manera, el tamaño de la luz del flash. Al convertirse en un "velo" blanco, la luz cambiaría su tamaño original. Esta combinación de elementos, más el movimiento de la modelo, nos dio para jugar un buen rato y dejar el local listo para limpieza profunda. Igual que a la modelo. 

PabloComment