A la una, a las dos...

La gente se queda esperando el "y a las 3". 

La sorpresa en la fotografía funciona muy bien. Hablo. Dirijo. Propongo. Sorprendo. Click. La cámara da cierto poder que es bueno tener. Prácticamente ellos hacen lo que les digo que hagan. Por eso hay que ser responsables y saber el qué y el por qué.

¿Quiere tener la atención de un niño en una foto?  Dígale: 1, 2... Salchicha! Le va a encantar y va a querer muchas fotos porque va a poder gritar "salchicha". Pruebe.

_PSB9323.jpg
PabloComment