Por los siglos de los siglos, Arlés

DSC_0509.JPG

    No todos los caminos conducen a Roma.

Hay uno, al  sur de Francia, en la ruta que une a Marsella con Avignon, que conduce a Arles, la pequeña ciudad renacentista, clásica y medieval, atravesada por el río Ródano donde Vincent Van Gogh pintó sus más célebres cuadros.

  

DSC_0117.JPG
DSC_0118.JPG
DSC_0199.JPG
DSC_0423.JPG
DSC_0512.JPG
DSC_0549.JPG
DSC_0372.JPG
DSC_0207.JPG

Tras los pasos de Vincent Van Gogh

   Soy un gran admirador del arte de Van Gogh. Me encantan sus colores. Sus obras y lo que transmiten. Me leí con detenimiento su vida. Supe secretos de su infancia por las clases de historia del arte que tuve en la universidad. Me enteré de sus momentos de alegría y de depresión. Y no me aguanté las ganas de ir tras sus pasos en unos de los lugares que más se mencionan en su biografía: Arles. 

   Cuando llegué a esa población, entendí muchas cosas. Pero sobre todo, me alegró vivir y respirar el ambiente que rodeó al artista por algunos años. Y fue justo al terminar el otoño cuando empezó a encontrar la magia de la luz de aquel lugar.

DSC_0193.JPG

  

DSC_0337.JPG
DSC_0367.JPG
DSC_0508.JPG

- Le Café la Nuit (Septiembre 1888)

- Era uno de sus lugares favoritos: le daban café y lo hospedaban cuando no podía pagar la renta en la Casa Amarilla. En este café pintó uno de los cuadros con más recordación en el público y permanece intacto. En otoño con noches claras, se aprecia el cielo salpicado de  estrellas y se siente la magia del lugar. El café es una parada obligatoria de los turistas.

DSC_0229.JPG
DSC_0357.JPG
DSC_0436.JPG
PabloComment