Yo estuve con Yuri Alvear

Justo antes de mi viaje a Escocia me encontré en Cali con la judoca colombiana Yuri Alvear. Fui invitado por la Revista Bocas de El Tiempo a hacerle unas fotos para el especial de los Olímpicos. Fue una sesión divertida pues hablamos de muchas cosas. Incluso, me comentó que se iba a casar y hasta me preguntó si le hacía las fotos...

Le di un gran abrazo y temí resultar patas arriba contra el piso pidiendo auxilio. Pero con una sonrisa enorme, como la que acabo de ver por tv, me dijo que se haría una foto conmigo cuando llegara de Londres con una medalla... Ahora a este post le hace falta una foto...

Hoy como todos los colombianos, estoy absolutamente orgulloso por ella y su gigante logro en los juegos de verano de London 2012. Se trae un bronce de oro para nuestro país y para su tierra querida del Valle del Cauca.

Acá algunas de las fotos que le hice en Cali!





Y las publicadas:







Con Vienna Ruiz

Es una mujer especial. Ve la vida con mucha pasión. Está muy pendiente de las tareas de sus hijos. Vive rodeada de detalles en una casa muy bonita y bien decorada. Me llamaron de la revista Bocas para hacerle una foto a Vienna Ruiz. A esa señora que vi muchas veces por televisión cuando era chiquito. Y que me parecía tan linda y elegante. Y sigue siendo después de tanto tiempo.

Ahí estaba yo. Saludando a una persona que saluda a muchas personas. Así son las celebridades: saludan a muchas personas; personas que saben perfectamente quién es la celebridad. Pero habría que preguntarle a la celebridad si ellos saben a quién están saludando... Generalmente no tienen idea. Seguramente cuando Vienna me saludó no le costó trabajo saber quién era yo. Finalmente tenía mi cámara colgada del cogote. "El fotógrafo", debió pensar.

Y así. Este es otro personaje de la farándula colombiana que pasa por mi lente. Fue una foto para la sección Sello Personal. Muy querida Vienna. Y me mostró el libro de fotos de su matrimonio. "Yo hago fotos de matrimonios", le confesé.

Y le hice varias tomas. Acá está la publicada y otras dos más.










Tres minutos con el Tigre Falcao

Fue un montón de tiempo. Me acordé de Gregory Heisler diciendo que a veces sólo le dan segundos con ciertos personajes para hacerles fotos de portada para la revista TIME...  En mi caso era la revista Bocas, pero con poco "time".

Para hacerle una foto de portada a un personaje en poco tiempo, debe haber preparación y tiempo. Estudio. Investigación. Saber sobre el personaje. Dónde se tomará la foto y qué tiempo hay. Tener referencias de inspiración. Lo mío fueron 3 minutos. No había espacio para reclamos. Ni excusas. "Deme un minuto más mientras cambio de lente". No señor. Es lo que es.  

Me habían comisionado la foto para portada con el Tigre Falcao. El personaje deportivo del momento. Qué responsabilidad. Que dicha de oportunidad. El tiempo que tendríamos nos lo darían los encargados del Atlético de Madrid. La sesión sería en Cali. En cualquier momento. Había que sentarse a esperar. Y eso hicimos con Mauricio Silva, el periodista.

Era un viaje de un día para otro. Nos iban a dar media hora y todo parecía estar controlado. "Parecía". Resultó ser un viaje de tres días.

El día de la sesión, madrugué a cuadrar luces. Podría ser en cualquier momento. Usaría 3 luces en total. Una principal para la cara del personaje. Una de relleno para evitar las sombras y una de separación con el fondo oscuro. Tenía unas fotos de referencia que me habían enviado los chicos de producción de la revista, de jugadores de la liga inglesa y española. La referencia más precisa era la de Mezut Özil. Ese era el look que le querían dar a la foto de Falcao. Y en esa me inspiré.

La espera fue larga. Finalmente atrapamos al Tigre después de 3 intentos.

Un click. Dos clicks. Uno más. "Me miras en esta?", gracias. Unas preguntas de Silva, unas expresiones del jugador. Click, click. Me arriesgué y pregunté: "Falcao, puedes hacer como un tigre por favor, con las manos así?". Y Falcao respondió a mi pedido. Hizo como un tigre con las manos así. Esa era la foto que tenía en mente hacerle. Y la hice. Quedé feliz. Y más cuando la escogieron como portada.

Y ya. Se acabó el tiempo. "Tenemos portada?", me preguntó la directora de la revista. "Fijo tenemos portada", le respondí. Y si.

Acá algunas de las fotos de esa sesión y las elegidas.














Hablando con Annie Leibovitz (actualizado)

Otro de mis encuentros fotográficos ha sido con esta gran maestra de los retratos. Me encanta. Leyendo su libro "Annie Leibovitz At Work" me siento sentado hablando con ella, oyendo sus experiencias, técnicas y secretos. Que delicia!! Acabo de leer sus notas del día que la llamaron del Palacio de Buckingham para hacerle fotos a la Reina Isabel, poco antes de que su majestad viajara a la celebración de los 400 años de la fundación de Jamestown en los Estados Unidos. Y las notas de los días siguientes hasta cuando hizo la sesión de fotos. Que notas!! Y encontré fascinante y muy inspirador su trabajo con la reina. ¡Con montajes incluídos!

En fin. Hace poco me llamaron de la Revista Bocas de El Tiempo, para hacerle unos retratos al capitán Agustín González, aparentemente el único veterano colombiano de la segunda guerra mundial que está vivo. Pues fui a su humilde casa. Notable abandono y soledad. Me impactó su estilo de vida. Casi sordo  y con la memoria corta, muy corta; pero con la película de su pasado intacta. El capitán fue enviado para apoyar a la fuerza aérea francesa durante la segunda guerra mundial. Todo un personaje. Pide a gritos un mejor reconocimiento económico a sus actos patriotas. Está lleno de medallas, condecoraciones y diplomas que poco le sirven para mejorar su recta final. Tiene noventa años. Alguien que por favor lo ayude!

Sin montajes, pero siendo recursivo, logré sacarle al capitán unas imágenes que me dejaron muy contento y que saldrán en la revista Bocas de mayo.

La productora de la revista llevó una bandera de Francia que usé como fondo en unas fotos que le tomé al capitán sentado en un sillón de su pequeña sala. Luego cambié el fondo y usé un colapsible gris oscuro que fui modificando con luz en la medida que avancé en las fotos. Luego salimos a caminar al parque que estaba cerca de la casa del cap. González y ahí me inspiré en el trabajo que hizo Annie con la reina Isabel. Con una pequeña diferencia: yo no le hice montaje a la foto. Logré salir con el capitán hasta el parque más cercano. Nos fuimos despacio y casi nos alcanza el aguacero que cayó cuando regresamos a su casa.

Sigo en mis conversaciones privadas con estos grandes de la fotografía y feliz de oir sus historias...

Con una simpleza absoluta, Annie logra hacer imágenes maravillosas. Esta foto que agrego de Keith Richards (músico) es un ejemplo de lo que puede lograr Annie sin poses forzadas, sin miles de flashes iluminando a los sujetos... solamente una luz principal y dejando de relleno la luz ambiente de un cuarto de hotel. La maravilla total.


En mi conversación con Leibovitz (ya escribo su apellido con propiedad y sin consultarlo) aparecieron nombres completamente nuevos para mi como Lucian FreudDorothy Wilding a quienes empiezo a estudiar. Otra más bien familiar Cecil Beaton con quien tengo una conversación pendiente de lo que me ha ayudado e inspirado en algunas tomas.

Volviendo a la sesión con la reina, me dejó pensativo y con muchas ganas de estudiar más a los personajes que uno retrata. No más imaginarse cómo debe posar la reina Isabel. Cómo debe sentarse si está en una silla. Hacia dónde debe mirar, cuál debe ser su posición de las manos, brazos. ¿Qué vestuario? ¿Corona? ¿Ornamentos? ¿Y si no quiere salir a los jardines? ¿Montaje? Gracias Annie por compartir esta delicia de experiencia.

"Tiene 25 minutos con la reina", le dijeron a Annie Leibovitz. Ella, quien le ha hecho fotos a los más famosos personajes del mundo, confiesa: "Se me olvidó hacerle una foto de pie al lado de la silla... estaba muy nerviosa". Y terminó al sesión en menos de 25 minutos. Y se quedó para siempre con esta historia que ya es leyenda.









En Revista Bocas: Edgar Perea

Fue una maravilla de experiencia hacer las fotos de Edgar Perea para el número 5 de la Revista Bocas. Tener de frente a uno de los personajes más polémicos del periodismo deportivo es increíble. Un negro simpático, dicharachero, lleno de historias y paciente con la tonelada de fotos que le hice. Acá los dejo con la diagramación de la entrevista y el buen espacio que tuvieron estos retratos.

Para los fotógrafos acá la información de las fotos de los retratos: caja de luz suave a la derecha de la cámara, anillo de luz a la izquierda de la cámara como relleno y el 50mm. La foto de la última página la hice con un gran angular y dos luces, matando completamente la luz ambiente.

Locación: la casa de Edgar Perea.