Que carajo: Trash the dress!

Si compró el vestido. Si lo alquiló. Hágale. Después del estrés y desestrés del matrimonio póngase el vestido otra vez. Ya no tan maquillada. Ya no tan peinada. Si se ensucia un poquito más el vestido no importa. Tampoco si se acerca un minino con ganas de afilarse las uñitas con el vestido... Hay profesionales en el oficio que le hacen la vuelta de dejarle el vestido como nuevo. Y listos.

A cambio usted queda con unas fotos fantásticas después de su matrimonio. Con pinta de poster. De Fine Art como algunos le llaman a eso. Los gringos por ejemplo le dicen "trash the dress". Acá le diríamos "despedida de casado al vestido". Ya sin afanes. Sin invitados esperando ver a los novios en el coctel de bienvenida. Sin la mamá y la tía puyando para que los novios le apuren y no se tomen más fotos.

Cero estrés. Todo el tiempo del mundo. Y en un escenario como me gusta a mi, poco convencional. Es por eso que en mi búsqueda de hacer fotos que cuenten historias y que saquen del contexto a los novios he encontrado sitios increíbles. Una carpintería, una playa, etc...

Para hacer la cosa más gráfica he decido usar algunas de las fotos que he hecho sobre este tema. Incluyo las del matrimonio de mi hermano Diego y Nella en Chincha, Perú y las de Carlos y Natalia en la Calera., parejas encantadoras que disfrutaron su sesión como nunca. Literal: como nunca. Tomamos las fotos después de su matrimonio. Ya con el corbatín para un lado o sin corbatín. Ya sin la preocupación de los bordes del vestido blanco. Y sin zapatos. Con todo el tiempo en nuestras manos. Mucha arena entre los dedos de los piés y miles de sillas arrumadas entre la viruta.

El "trash the dress" es una sesión de dos horas que le regalo a los novios que me contratan en su matrimonio. O para los novios que ya tienen fotógrafo contratado pero que les gusta tener en sus memorias fotos artísticas, por decirlo de alguna manera. El mensaje también va para todos los novios que tengan por ahí sus vestidos en el archivo del pasado. Los invito a hacerse una sesión de "trash the dress" y gozársela toda.






























¿Sánguche? La Lucha

Me lo recomendó mi amigo JF Rubio y allá llegué. Una sanguchería en toda la pepa de Miraflores, Lima. Andrés, caleño quien trabaja ahí hace unos meses me dijo que probara el sánduche La Lucha. No puse resistencia. Con papitas. Delicioso. Más papitas fritas. Jugo. Y listos. "Puedo pasar a hacer unas fotos?". Mónica, la jefa dijo que sí. Entré. Muchas fotos. Acá algunas. Espero que vayan algún día.