Con Vienna Ruiz

Es una mujer especial. Ve la vida con mucha pasión. Está muy pendiente de las tareas de sus hijos. Vive rodeada de detalles en una casa muy bonita y bien decorada. Me llamaron de la revista Bocas para hacerle una foto a Vienna Ruiz. A esa señora que vi muchas veces por televisión cuando era chiquito. Y que me parecía tan linda y elegante. Y sigue siendo después de tanto tiempo.

Ahí estaba yo. Saludando a una persona que saluda a muchas personas. Así son las celebridades: saludan a muchas personas; personas que saben perfectamente quién es la celebridad. Pero habría que preguntarle a la celebridad si ellos saben a quién están saludando... Generalmente no tienen idea. Seguramente cuando Vienna me saludó no le costó trabajo saber quién era yo. Finalmente tenía mi cámara colgada del cogote. "El fotógrafo", debió pensar.

Y así. Este es otro personaje de la farándula colombiana que pasa por mi lente. Fue una foto para la sección Sello Personal. Muy querida Vienna. Y me mostró el libro de fotos de su matrimonio. "Yo hago fotos de matrimonios", le confesé.

Y le hice varias tomas. Acá está la publicada y otras dos más.










Mariana y Elena y los frascos del baño

Todos tenemos nuestras conversaciones imaginarias. Ensayos de diálogos. "¿Y si te dicen que no?", pues les digo: "qué les pasa, están locos??? -No mentiras, no les digo nada... ¿o sí?". Van y vienen. O se quedan. Sí. Se quedan.

Pues mis hijas Mariana y Elena practican y bastante seguido sus discursos, canciones, clases de colegio, maternidad, saludos de cumpleaños, visitas al médico con las muñecas y muñecos de plástico y de trapo. O con los caballos de palo. Pero nada iguala sus diálogos con los frascos del baño.

Hace unos días descubrí  a las dos enanas muy sentadas en el piso, a lado y lado de la fila de frascos que desfilaron por toda la casa hasta llega a la sala. Seguramente estaban en una visita guiada o en la hora del refrigerio. No sé.

Me gustó el cuadro y les hice esta foto para que quede registro de esas charlas improvisadas que me enamoran de mis hijas todos los días...