En Cali, v.

No podía dejar pasar este episodio sin comentarlo. Hace unas semanas, que no pasan de cuatro, decidimos mudarnos para Cali, Valle. El cuento corto es que estamos felices. Las niñas ya no tosen. Dormimos a pierna suelta y con chicharras de fondo que nos cobijan en su alegría. Y somos entonces más felices con amaneceres soleados. Cielos azules. Delicioso.

Tuve que volver a la ensalada y al mejoramiento de la dieta después de sacar de circulación bastante pandebono, pandeyuca, almojábana. Pero no se acaban! Pero uno sí se va arrodillando ante esa tentación y no podía seguir así. De manera que regresé al menú de las ensaladas y las vitaminas. En una semana me lanzo al agua a nadar.

Ver a mis hijas felices, montando bici, patineta y rodeadas de familia y vecinitas de la misma edad, me tienen muy contento. Verlas en vestidos ligeros y achajuanadas.

La luz para la fotografía es una bendición y ya estoy empezando a disparar atardeceres en paisajes realmente únicos. El clima es caliente. No hay duda. Pero a las 5 de la tarde es el clima del paraíso, y a eso métale cholado o lulada y verá la gloria.

El 2 de marzo de 2013, Karen y Jairo se casan en Cali. Estuve con ellos caminando por los campos de golf de un club al sur de Cali desde donde se ven enormes los Farallones. Y más arribita los colores más lindos que haya visto en mi vida. Y esto es Colombia señores.

Abrazo desde la Sultana del Valle. Tierra de gente chévere, sioqué.









Un día de familia para toda la vida!

Las fotos de familia me encantan. Si es una familia numerosa, buenísimo. Si son dos nada más, también. Si son tres, super. Si son primos! Si los amigos del cole son la familia! Si la mascota ya es como de la familia! Uffff! Todo lo que suene a familia sirve!!

¿Qué día? Cualquier día sirve. ¿Cuántas horas? Todo el día. De día, de noche, en la tarde. Es una  modalidad de retratos que hago para familias y la verdad me tienen absolutamente feliz: un día con la familia... Peña Henao! Los González Gómez! Los Sánchez Builes! Salgado Agudelo! y así...

La idea es registrar todo lo que pasa en un día normal de sus vidas y volverlo histórico. Repetirlo cada año! Que se convierta en una fecha especial. "Cómo se creció Santiago y se le fue el pelo!" "A Gabriel no le pasan los años" "Mariana ha sido una princesa desde chiquita" y así. Tener para mostrar, para recordar. Para volverse a abrazar. Otra excusa para volverse a reunir con amigos...

De esta manera se podrá ver la evolución de una familia, de los amigos a través de los años...

Hay fotos espontáneas durante el desayuno, mientras se visten... cuando se fueron para el colegio, en vacaciones en la finca. Caminando por ahí...  No hay límites. Todo es especial.

Pues bien, acá les dejo algunas de las imágenes de las familias que compartieron su espacio conmigo y que lo repiten y lo repiten y lo repiten...


















































































































La familia es lo mejor que le pudo pasar a uno.




Aventura. Desierto. Amor.

Diana y Ernesto empezaron su aventura de amor en el desierto de la Tatacoa. Se animaron a vestirse de novios un día después del matrimonio y nos fuimos hacia el desierto con toda la energía de hacer fotos inolvidables. Y lo logramos. Fue una sesión divertida en tiempo récord... pues la luz nos daba poco campo de acción. Buscamos el sendero del coyote y el correcaminos. Y lo encontramos.

Se fue el sol y el desierto se oscureció. Pero arriba el cielo se despejó y salieron todas las estrellas. Con dos carros apuntándole al desierto, Diana y Ernesto lograron llegar hasta el otro lado. Jhonatan era el encargado de los flashes con geles naranja, para meterle candela a la montañita... Y todo funcionó! Logré la silueta del amor de D&E en el desierto. Luego buscamos recursos con las luces disponibles.

Una pareja encantadora. Joven. Dicharachera. Especial. Pero lo mejor de ellos es su espíritu aventurero. Ahí se ganaron la de oro.

Viajar por Colombia también agranda el mundo. Haga la prueba y verá!

El desierto de la Tatacoa es uno de mis escenarios favoritos para hacer fotos de amor. Fotos de novios que se quieren harto. De novios todoterreno!
















Lina & Francois: "amorallados" en Cartagena

Hay cuentos mágicos sin duda. Pero cuentos mágicos de verdad no tantos. En Cartagena hay de esos cada rato. Y es a una hora de Bogotá, si es que está en esa ciudad. Ahí lo está esperando. Es el corral de piedra más lindo del planeta. Que encierra desde mi punto de vista, una cantidad de pasiones y de historias encantadas.

Como fotógrafo bendigo los matrimonios allá. Y hasta pienso en mudarme a vivir algún día cerca de esa muralla con vista al infinito. Es que no me canso de ver paredes pintadas y de las otras. Ventanas en madera bien tenidas y de las otras. Calles angostas y esquinas como de película francesa romántica y de besos de unos y otros...

De ahí llegué hace unos días. De ver a Lina & Francois queriéndose muchísimo. De conocer su historia de amor. Supe que se conocieron en circunstancias de película por allá en Europa viajando. Se vieron una vez. Se encontraron otra vez. Y listo. Click. Juntos desde entonces. Pensaron en casarse. Pero que fuera en un lugar mágico. Francois vino a Colombia y conoció Cartagena... cayó redondo. Celebraron el  matrimonio en la iglesia Santo Toribio y la recepción en el hotel boutique Casa Quero. Divino todo!

Pan francés y sombrero voltiao. Cruce de culturas y dos menús: paisa y galo. Deliciosa "esquisité". Si, delicioso... le cuento que nos premiaron a los fotógrafos con los mismos manjares de los invitados... Oh la lá. Es algo que se agradece y saborea mucho. Merci pues.  Porque a veces no es así. En este evento en especial, el paladar se dio gusto... todo muy rico!

Y le doy una mención especial al montaje de PuroLove. De nuevo el detalle con amor que enamora. Con erizo sobre la torta y todo! Este equipo sobresale en el arte de diseñar y personalizar los matrimonios. Muy buena mano y mucho corazón en lo que hacen, eso se aplaude y se reconoce! Si le gustan los detalles con amor, no dude en hablar con ellas. Le ponen 200%. O más.

Itala Isabel Vasquez, la coordinadora del evento de Mi boda en Cartagena, muy pila y buena trabajadora. Lo mismo sus colaboradoras y colaboradores en general. Recomendadísimas! Así que si quiere casarse en Cartagena, le hacen la vuelta completa.

Pues Lina y Francois se casaron. Cenaron delicioso. Bailaron salsa, reguetón, rock, merengue, currulao hasta de medio lao. Buscaron de frente el ventilador después de tanta voltereta. Se bajaron sus buenos jugos y cocteles helados. Se rodearon de  amigos y familia. Todos querídisimos. Unos muy queridos a punta de señas por temas de "traduccioné". Mucho poema en francés y en "espagnol". Todo muy romántico. Que rico.

Este par de aventureros empezaron otra historia siendo muy felices. Y queriéndose mucho.

Bon voyage!















El título de "amorallados" fue tomado de un comentario de mi colega Juan Posada (sígalo en Fb, es buen fotógrafo y buena gente).




Los novios que dicen Si!

Es emocionante en realidad. Cuando me llaman porque les gusta mi propuesta. Oirlos hablar de una foto o de otra. Verles la cara ilusionada de tener unas fotos "como de revista", me llena de dicha. Esta semana he tenido la fortuna inmensa de conocer unas parejas increibles. Con historias divertidas, románticas. Parejas felices que me hacen feliz al saber que les interesa tenerme en su matrimonio documentando todos los detalles. Una pareja que se casa en Barichara, otra que se casa en Hacienda Márquez, otra más que se casa en Bahia. A ellas gracias por creer y apoyar esta nueva propuesta artística para el recuerdo del día más feliz. De esta manera, nuestra agenda se va copando de trabajo en los matrimonios de gente maravillosa. Y hacer parte de ese día en la vida de ellos es, como lo he dicho, emocionante. Dejad que los novios vengan a mí.

Estas son las fotos de Natalia y Carlos antes de su matrimonio. Una sesión de compromiso, digamos. Nos divertimos harto...



















Sandra + Juan Carlos

Otro matrimonio feliz. Y quedó demostrado que a pesar de los obstáculos que se puedan atravesar bajando escaleras, cuando hay amor, no hay nada que derrumbe un castillo encantado. Sandra posó como modelo. Y quedó como modelo. Disfrutó cada click como nunca y fue delicioso trabajar con ella. Juan Carlos sonrió a lo "Tom Cruise" y aceptó el reto de ser top model por 5 minutos. Esta es un pareja muy pareja y dicharachera. Lindo show de primer baile con volteretas y amagues de caídas. Buena la tanda de Máquina del Tiempo porque nadie paró de bailar. Alegría por todos lados. Mil y un millón de días felices les deseo.

Los invito a pasear por mi página: www.pablosalgado.com